Las ventajas de las relaciones a distancia

Quien dijo que la distancia hace el olvido no contaba con la llegada de los Smartphones, los sistemas de mensajería o las videollamadas. Con un poco de imaginación, constancia y mucho amor es posible no sólo mantener viva vuestra unión, sino descubrir facetas inesperadas de la relación. Aprende a hacerlo posible.
Te has acostumbrado a echarle de menos. Quizás vivís en ciudades diferentes y solo os veis algunos fines de semana. Puede ser que uno de los dos haya tenido que buscar trabajo fuera de la ciudad precipitando una separación forzosa. O es posible que estés al cargo de tus hijos y no podáis veros siempre que quisierais. Sea cual sea tu situación, puedes aprender a sacarle partido a esa distancia. ¿Sabes que es posible convertir lo que parece un obstáculo en una ventaja?

EL AMOR EN LOS TIEMPOS DEL WHATSAPP
Hasta hace bien poco vivir en lugares diferentes era sinónimos de tristeza y a la larga, de inminentes rupturas. En los últimos tiempos, con la implantación de las redes sociales y de herramientas como Whatsapp o Skype, las distancias parecen haberse acortado y lo que antes era un problema, en la actualidad puede convertirse en una forma de mantener viva la pasión de los primeros meses. Recientes estudios han descubierto lo inesperado: las parejas que viven a distancia establecen lazos más estrechos que el resto. Sentencia confirmada por la Universidad de Hong Kong , cuyos investigadores han llegado a la conclusión de que las parejas que viven separadas pueden disfrutar de una relación más exitosa que las convencionales.
La teoría extendida de que la memoria es selectiva, poniendo en primer lugar los recuerdos agradables frente a aquellos que no nos gustan, tiene parte de culpa. El secreto está en que la ausencia de la persona amada hace que tendamos a idealizarla recreando una versión mejorada de ella. Además las dos partes implicadas, y dada la imposibilidad del contacto físico, hacen un esfuerzo mayor por comunicarse entre ellos, interesándose por su estado de ánimo, sus vivencias cotidianas, sus logros, éxitos y preocupaciones. Este flujo de información constante entre los dos hace que los vínculos se refuercen y que una potente intimidad se establezca entre la pareja. Aunque, y pese a estas esperanzadoras revelaciones, hay que ser perseverantes y poner a trabajar a nuestra imaginación para que la pasión y el interés no decaigan.

UN TRABAJO DIARIO
La esperanza es uno de los grandes motores del ser humano capaz de dotarlo de una fuerza y una certeza poderosas. En el caso de los amantes separados es fundamental que se establezca una fecha concreta de encuentro, aunque no esté muy cercana en el tiempo. Esto rebajará la ansiedad, les dará la posibilidad de hacer planes y de tomarse la espera con ilusión. Otro paso clave es comprender que no somos robots sincronizados. Esperar que el otro esté disponible y con las mismas ganas de mantener una conversación en el mismo momento en que el lo estamos nosotros, es prácticamente imposible. Razón por la que se hace indispensable ser pacientes.
Que no nos despertemos todas las mañanas junto a nuestra pareja no significa que dejemos de cuidarnos. En este tipo de relaciones las personas implicadas suelen disponer de más tiempo para sí mismos, por lo que sería ideal que dedicaran algunas horas extra a hacer deporte y a fomentar alguna afición con la que disfruten.
El sexo virtual existe y, aunque no es lo mismo que el contacto real, puede ayudar a acercaros y a aplacar los instintos más carnales. Practicarlo será saludable, siempre y cuando los dos os sintáis cómodos y dispuestos a disfrutar con ese tipo de intimidad.