TOP 4 DE LAS RAZONES MÁS UTILIZADAS PARA TERMINAR CON UNA RELACIÓN

Tanto si has sido tú quien recientemente has tenido que decir las “palabras mágicas” como si en alguna ocasión han sido tus oídos los receptores de alguna de las razones más habituales para terminar con una relación, y no has sabido cómo actuar no dejes de leer las pautas para enfrentarte a las cuatro situaciones que desembocan en ruptura más comunes.

Tanto si has sido tú quien recientemente has tenido que decir las “palabras mágicas” como si en alguna ocasión han sido tus oídos los receptores de alguna de las razones más habituales para terminar con una relación, y no has sabido cómo actuar no dejes de leer las pautas para enfrentarte a las cuatro situaciones que desembocan en ruptura más comunes.

No es por ti, soy yo
En ocasiones, las situaciones de la vida hacen ver las cosas con prismas diferentes. Lo que en un primer momento bastaba, era suficiente para caer rendido ante sus pies,… ahora no. Es verdad que las personas cambian y estas palabras esconden cambios en la persona, de ahí que se destaque y se subraye que el problema no lo tiene quien escucha las palabras, sino que en el emisor algo ha cambiado y ese algo le hace ver a la otra persona de otra forma, ya no está enamorado.
¿Cómo actuar si escuchas esta razón?
Tienes que saber que no hay nada que hayas hecho mal, pero tampoco nada de lo que hagas conscientemente a partir de ahora podrá recuperar su atención.
¿Cómo actuar si eres tú el emisor de esta razón?
La clave se encuentra en la delicadeza, la paciencia y en compartir la cantidad máxima información posible. Al receptor, es posible, que le cueste entender qué ha pasado, en qué momento y por qué.

Necesito espacio
Es verdad que a priori es una razón que se escapa al entendimiento, pero la cuestión reside en utilizar las diferentes acepciones del término espacio. Es decir, no sólo se refiere a espacio físico, de hecho, va más allá, se refiere a falta o carencia de independencia. La cuestión es que el espacio íntimo ha sido invadido, antes incluso de que la otra persona se diera cuenta y en vez de poder actuar con un “ataque” preventivo ha tenido que “reaccionar”.
¿Cómo actuar si escuchas esta razón?
Comprende que la independencia es muy importante, algunos no le dan tanta importancia, pero los que sí, perderla supone perder el mayor de sus tesoros. De primeras parece un retroceso en la relación, sin embargo, es dar para atrás para coger impulso.
¿Cómo actuar si eres tú el emisor de esta razón?
Es complicado hacer entender que la independencia y tus sentimientos por la otra persona se encuentran al mismo nivel en la balanza. No es cuestión de egoísmo, simplemente para poder dar todo de ti tienes que tener tu mejor yo y para ello, necesitas tu independencia, he ahí la cuestión que debe quedar clara.

Necesito tiempo
Más que una razón en sí misma, suele ser un complemento de la anterior, aunque sí es verdad que puede ser utilizada antes que el espacio.
Hablamos de tiempo personal, es decir, la pareja ha ocupado más del que se esperaba. Tenías tus clases de pintura, tus partidos de fútbol, las cañas de los jueves,… y ahora o bien tu pareja se ha apuntado a todos tus planes o te ha pedido que los sacrifiques por ella.
El problema está en que hay un tiempo para uno mismo y otro para la pareja y como no cuenten con la misma cantidad de horas, minutos y segundos, finalmente uno se agobie y pida espacio al otro.
¿Cómo actuar si escuchas esta razón?
Haz un examen de conciencia y busca en qué momento dejaste de lado tus planes personales, ese fue el día y el momento en que empezaste a “ocupar” su tiempo. Retoma tus actividades, esas que planeabas antes de conocer a tu pareja y que habías decidido llevar a cabo por decisión propia. Así ambos tendréis vuestro tiempo y en consonancia, vuestro espacio.
¿Cómo actuar si eres tú el emisor de esta razón?
La mejor explicación a la razón que te está llevando a terminar con la relación es lanzar un ultimátum: si quieres que sigamos juntos voy a necesitar recuperar mis actividades y mi tiempo para mí. Es duro, pero no es una cuestión discutible o que tenga término medio, o se recupera o se rompe la relación.

He conocido a alguien
Aquí la razón más dolorosa para ambas partes de la pareja. Estas palabras duelen al receptor, pero el emisor tampoco es inmune a sus efectos. La cuestión es que si estas palabras se dicen en voz alta es porque la otra persona les importa, aunque en un primer momento no se conciba así.
En la mayor parte de los casos, la relación no pasaba por un buen momento y lo que comenzó como algo inocente, una vía de escape a una situación tan negativa, se tradujo en implicación de sentimientos. Ahora esa persona se encuentra en una encrucijada, en la que se da cuenta de que ama a su pareja, pero no puede dejar de pensar en la otra persona. No entiende cómo hay hueco para dos personas, por eso, entiende que la mejor solución es contarle a la primera que ha aparecido una segunda, ya que al revés ya sabe de su existencia.
¿Cómo actuar si escuchas esta razón?
Lo primero, valor. Si de verdad te importa tu pareja te está lanzando el mensaje de que debes luchar por ella. Quiere seguir contigo, vuestra relación le importa, pero tiene un problema serio y pide tu ayuda, quiere que le ayudes a tomar la decisión. De ninguna manera entres en el juego del reproche, en vez de acercarla, la alejarás más y la echarás en los brazos de la otra persona. Recuerda que si quieres a alguien, a veces hay que dejarle libre. Si la batalla estuviera perdida, retírate elegantemente, que una retirada a tiempo a veces es una victoria.
¿Cómo actuar si eres tú el emisor de esta razón?
También, valor. Es una situación complicada, reconocer que te has equivocado, que has cometido un error y que has vulnerado su confianza. Es así como entenderá tus palabras. Debes proporcionar un poco de tiempo y de espacio para que asimile la situación y aclare sus sentimientos, debe darse cuenta si quiere luchar por ti y empezar la batalla. Aunque si ya has tomado tu decisión, lo mejor es ser transparente.