Buscar pareja por internet

Internet se va imponiendo poco a poco como uno de los grandes para encontrar pareja.

Internet se va imponiendo poco a poco como uno de los grandes para encontrar pareja.
Al tratarse de un espacio muy nuevo, se oyen muchas versiones y opiniones: a unos les ha ido muy bien, otros tienen historias de todo tipo, y algunos han decidido que éste no es su sitio. Entonces, ¿demonizamos o santificamos la red? Mejor, te proponemos que, si no conoces bien el medio, aprendas bien de qué va, cómo funciona, y qué características lo hacen especial, en concreto para el tema que nos ocupa principalmente que es el de encontrar pareja.
Queremos centrarnos en las primeras etapas ya que suelen ser las que más desconciertan a algunos usuarios. Entendemos que cuando la relación va avanzando reengancha con el proceso natural y normal de una relación.
Internet tiene tres características principales: es un medio muy concurrido,muy accesible y muy rápido. Y estas mismas características son las que nos van a dar la pauta para actuar en esos primeros momentos.
En primer lugar, al tratarse de un medio extremadamente concurrido, es necesario hacer una selección de con quién quiere uno relacionarse. Los criterios de búsqueda y selección son muy subjetivos: cada persona entra en la red con diferentes necesidades o esperanzas. Una primera regla de oro es que “no todo el mundo vale, ni a todo el mundo le valemos”. Esto nos hará llevar mejor el hecho de que no nos contesten o nos digan que no, o el de no contestar o tener que decir que no a alguien.
El aspecto de la fácil accesibilidad en Internet hace que casi todo el mundo puede entrar, y prácticamente cualquiera puede ponerse en contacto con nosotros y “hacerse ver”. En Internet no es obligatorio contestar a todo el que escribe, ni hay que esperar necesariamente respuesta de la persona a la que se ha escrito, especialmente si hay algún criterio en particular que ponga de manifiesto que se tiene poco que ver con el interlocutor.
Algunos usuarios se escandalizan o sorprenden porque reciben en sus correos mensajes de otros usuarios fuera de tono. Se trata de la consecuencia directa de la cantidad de gente y de la accesibilidad a la que nos exponemos. ¿Qué solemos hacer con una persona que en la calle nos dice algo que no nos interesa? Nos damos la vuelta, continuamos y no hacemos caso. En Internet, la conducta equivalente sería ignorar y borrar y dejar espacio para que pueda contactarnos gente más interesante. La segunda regla de oro sería “ignorar lo que no va con nosotros, y admitir que otros puedan considerarnos de la misma manera”.
Y llegamos a la tercera característica que tenemos que comprender bien: la rapidez. Internet no se ha hecho para perder el tiempo, sino para ganarlo (tercera regla de oro). Una forma de perder el tiempo es leer todos los correos que se reciben, de principio a fin. Si en las primeras líneas, o incluso en el asunto, tenemos ya indicios de que la persona no es afín a nosotros, inmediatamente ignorar y borrar. No os preocupéis: no estáis siendo ni bordes ni maleducados. Este medio permite mirar, elegir e ignorar.
Otra forma de perder el tiempo es engancharse a correos que han resultado desagradables. Hay que ignorar y borrar y quitárselo de la cabeza y no contestar en el mismo tono o refutando un contenido.
No solamente te desaconsejamos que contestes a todos los correos que recibes, sino que te indicamos que no lo hagas si no te interesa; por esta misma razón entiende como parte del juego que otras personas puedan no contestarte.
Mila Cahue
Asesora Sentimental
Psicóloga especialista en Pareja
Meetic Affinity