Fotos de perfil: Anticonsejos para chicos

En estos tiempos digitales que nos ha tocado vivir, hay una realidad innegable y es la entrada en nuestras vidas de las redes sociales. Nuestra identidad 3D está íntimamente asociada a nuestros perfiles. Ahí es donde entra en juego un aspecto clave, y en honor a la verdad, no siempre bien cuidado. La foto de perfil. Porque hay distintas redes, para muy distintos usos, y cada foto de perfil debería adaptarse a los propósitos de cada una de ellas.
En lo que al Online Dating se refiere, ¡la foto es el alma de la fiesta! No nos engañemos. Tampoco se trata de mentir a través de la foto (ni de ningún otro medio, vaya). Pero tras un análisis detallado de fotos de los chicos, realizado por un ojo femenino e interesado, he aquí algunos “anti-consejos” que podrían evitarte derrotas innecesarias.
Si eres chico, te anti-sugerimos:
–    Salir sin camiseta en tu foto de perfil. Otra cosa es que te hagan la mejor foto del verano en la mejor playa del planeta y estabas saliendo del agua, casualmente. Entonces se acepta. Pero voy tranquilamente por mi casa y ¡ay! me paro aquí mismo a hacerme una foto, o mientras subo/bajo en ascensor me miro al espejo y ¡click!, craso error, amigo. Si tienes chocolatina, ¿no será mejor desvelarla en alguna ocasión especial? Deja algo a la imaginación, las mujeres lo llevan haciendo años. Y funciona.
–    Gafas de sol: quién no tiene una foto buena en la que salga con gafas de sol. A lo mejor solamente es buena porque sales con gafas de sol. Coincide que si las llevamos puestas, probablemente no estaremos en el trabajo delante del ordenador, sino que estaremos al aire libre, disfrutando del Astro Rey o algún planazo. Todo eso favorece. Sí rotundo al buenrrollismo. Pero los ojos son el espejo del alma. Tan cursi y tan cierto. La gente sí cambia cuando lleva gafas. Puedes subir alguna foto en la que salgas con gafas. Pero si es tu foto principal, enseña el iris. Aceptamos gafas, pero como lo que son, un complemento.

–    ¡Salir con una chica! Increíble pero cierto. Evidente, ¿no? Aquí además aplica la chica entera o los rastros de chica: un brazo claramente femenino pegado al tuyo o a tu mano, la casi melena visible en tu hombro…Las mujeres, con ese olfato sabueso innato de buscar problemas, siempre pensarán: “Algún día podría ser mi hombro el que hubieran cortado”.
–    Juergas varias: todos hemos tenido una noche loca. Nos hemos tomado alguna copa. Hemos ido a la cena de Navidad. Hemos cantado en el karaoke coreano. Y van, y nos inmortalizan. Por si fuera poca humillación, decides subir esa foto al perfil. Cualquiera podría ser el motivo de tan mala decisión, pero contarle al mundo, a las chicas, que eres un juerguista profesional a lo mejor no es la mejor treta para atraer a tu próxima pareja. ¿No sería mejor contar la anécdota divertida en un encuentro cara a cara? Dale la vuelta a la tortilla, tú puedes.

–    Mascotas: aquí podrían aplicarse dos teorías contrapuestas. Pro mascotas o anti mascotas. A la chica a la que le gusten, avanti marinero. Da tema de conversación, aficiones y algo que compartir para romper el hielo. Si no le gustan, podrías espantarla. ¿Merece la pena arriesgarse? Sugerimos aplicar aquí la declaración de intenciones. Es decir, cuando tu mascota y tú sois un pack indisoluble. Sin mascota, no hay cita. Eso sí: que sea la tuya. Y que esté viva. En lo que a fotos de perfil se trata, nunca está de más repasar obviedades.
–    Borroso/desenfocado: podríamos hablar de fotos borrosas, desenfocadas, movidas o las de ojos rojos o puntos blancos como túneles de luz. O en las que salimos tan lejos que no habrá zoom ni tecnología punta que lo arregle. Una foto borrosa es como no estar, es venir a mirar sin participar. Éste es un juego de dos. Es una pérdida de tiempo. Nadie te tomará en serio ¿Te gustas de verdad en esa foto? Hay desastres encantadores, pero éste no es uno de ellos. Aquí no. Ojos que no ven…

–    De pequeño: no son tanto las fotos en las que cualquier tiempo pasado fue mejor. Que tampoco. Hablamos de cruzar otra frontera, y es la foto al más puro estilo “Cuéntame”. Cuando eras un niño. Qué mono y qué tierno. Mejor la dejamos en el baúl de los recuerdos.
–    Cuidado, viajero: qué decir de las excursiones por todo el planeta. Hay poca gente que en sus descripciones y aficiones no diga que le gusta viajar. Siempre tendrán buena acogida. Lo que ocurre es que es importante salir en ellas. Nadie busca salir a cenar con la Gran Muralla China. Ni ir a un concierto con un cocotero. Aprovecha tus viajes, hazte fotos buenas siguiendo nuestros consejos.
–    Deportes de riesgo: un pequeño matiz sobre el anterior punto. Mostrar una o dos fotos de tus aficiones más cool, como el buceo, el surf, el parapente…es un valor añadido. Sobre todo si se te da bien. La recomendación aquí es no publicar sin embargo una revista deportiva. Con mostrar una o dos fotos, tendrás a la chica indicada en el bote. Querrá ver más…
–    Book profesional: qué difícil es encontrar el equilibrio a veces. Pero… ¡Ay, cuando se alcanza! Es el camino hacia el éxito en cualquier aspecto de la vida. Qué muestra de sabiduría. En cuanto a lo que nos ocupa, cuando utilizamos fotos de estudio, por supuesto sacarán nuestra mejor parte. Pero se pierde naturalidad. Y extraña. Una mujer se preguntará qué ha llevado a un hombre a hacerse ese book. ¿Ego a tope? ¿Presumido? Está bien posar y preocuparte de tus fotos, pero te invitamos a dejar la pasarela. Aunque seas modelo.
Esperamos poder resultar de ayuda. En todo caso, lo que siempre funciona es la naturalidad y la sonrisa. ¡Click!