¿De verdad quieres un Christian Grey en tu vida?

Un joven empresario guapo y millonario obsesionado con el sadomasoquismo, una joven universitaria ingenua e inocente que cae rendida a los encantos de su “amo”. Escenas de sexo explícito y mucho morbo. Desmontamos el mito erótico masculino de la década.

Más de cuarenta millones de ejemplares vendidos en todo el mundo y una versión cinematográfica en camino que, desde hace meses, se ha convertido en el centro de todo tipo de especulaciones. El mito de Grey sigue creciendo y las mujeres del planeta suspiran por caer en los brazos de este joven atractivo, autoritario e implacable que igual propina unos azotes, pilota una avioneta o se muestra atento y galante. ¿Qué tiene el señor Grey que todas lo desean?

FANTASÍAS QUE INSPIRAN

La novela ha servido para estimular la vida sexual de miles de parejas que, inspiradas por las sofisticadas habilidades de Christian Grey, se han atrevido a ir un paso más allá y poner en práctica determinadas fantasías que, quizás albergaban desde hacía tiempo, pero que nunca habían llevado a cabo.
No obstante, las escenas sexuales protagonizadas por la pareja en las que adoptan los roles de amo y sumisa y se exponen a situaciones extremas, han provocado el rechazo de algunos lectores incapaces de sentirse identificados con los sentimientos de los dos personajes.
Los expertos afirman que las prácticas sadomasoquistas que tan fidedignamente recoge la novela hay que verlas como lo que son, un juego sexual que se establece entre dos personas adultas exento de abuso y de violencia. Esta tendencia tiene miles de adeptos en todo el mundo y, aquellos que la llevan a cabo, afirman que en la relación siempre impera el respeto por los deseos del otro.
¿Qué es lo que motiva entonces a la mayoría de lectoras? La respuesta es clara: lo que ha enganchado a las mujeres no es el protocolo de la práctica en sí sino la sensación de ceder tu voluntad y ponerte en manos de otra persona a ciegas para entregarte a un juego excitante y desconocido.
El rito de iniciar a otra persona, con las que además ejerces algún tipo de autoridad, en prácticas “prohibidas” es lo verdaderamente morboso y atractivo de la historia. Lo interesante de este fenómeno, que algunos medios bautizaron como “porno para mamás”, es que se ha dado en formato escrito, lo cual fomenta mucho más la imaginación que si se tratara de una pieza audiovisual. La mujer desde siempre ha preferido el erotismo más sutil y el hombre se ha decantado por un contenido pornográfico más explicito. Ahora parece que las cosas, en el terreno de las letras, han cambiado.

LA REALIDAD DE GREY

Algunos psicólogos han apuntado a que la historia de Christian y Anastasia no es sino una reinterpretación del cuento del príncipe azul. La protagonista se encuentra ante un personaje oscuro y complejo que deberá cambiar para poder ser feliz junto a él. El fondo de esta lectura no termina de convencer a una gran parte del sector femenino que cree en un modelo de relación transparente y entre iguales.
La puesta en escena de la sexualidad resulta en muchos momentos excitante pero, lo que de verdad anhelan las lectoras es todo el proceso de cortejo que lleva a cabo Christian Grey. Las flores, los mails en el trabajo prometiendo otra noche de placer, los besos robados, las miradas, los susurros o las manos entrelazadas en plena calle. Una completa guía de estilo para aquellos hombres que deseen saber más sobre qué es lo que realmente anhelan las mujeres en una relación de pareja.