5 consejos para ligar de forma inteligente

Ligar de forma inteligente está al alcance de todos. Cada uno de nosotros tenemos la capacidad de aprender y desarrollar uno o más tipos de inteligencia.

Ligar de forma inteligente está al alcance de todos. Cada uno de nosotros tenemos la capacidad de aprender y desarrollar uno o más tipos de inteligencia. Hay personas que tienen una inteligencia lingüística y utilizan la escritura, como la poesía, para relacionarse e intimar. Algunas tienen una inteligencia corporal y prefieren expresarse a través de gestos y movimientos. Otras han desarrollado una elevada inteligencia emocional, muy útil para las relaciones sociales y la capacidad de seducir.
Ser inteligente no es ser intelectual, significa potenciar y poner en práctica cada una de tus capacidades y habilidades personales. Desplegar estas destrezas en el ámbito de las relaciones amorosas es tan importante como aplicarlas en tus relaciones laborales o de amistad.
Para expresarte de una forma atractiva y seductora antes tienes que ser consciente de cómo te comunicas con los demás. ¡Recuerda que siempre tendrás mayores oportunidades de conocer a alguien especial si eres capaz de atraer a gente diversa!
Te proponemos cinco consejos para aplicar de forma eficaz tu inteligencia y tus habilidades:
1.- Ábrete a la gente y acércate a personas distintas a ti. Disfruta relacionándote con personas que viven y piensan de otra manera. Con ellas tendrás la oportunidad de conocer más formas de concebir la vida, y por supuesto, el amor. Apuntarte a una actividad diferente o a un portal de relaciones como Meetic puede ser de gran ayuda para ampliar tu círculo de amistades.
2.- Sé positiva y utiliza el sentido del humor para conectar con la gente y hacerles sentir a gusto en tu compañía. No seas invasivo y crea un espacio natural de expresión, tanto oral como corporal.
3.- Compórtate con prudencia en temas de conversación delicados. Saber escuchar significa ponerse en el lugar del otro para que éste se sienta valorado. Si quieres hacer una crítica, mantén una atmósfera distendida, utiliza el humor y ríete de ti mismo.
4.- Aprende a utilizar la mirada. En nuestra cultura está bien visto mirar a los ojos, pero ten cuidado y no te pases. A la otra persona le puede resultar invasivo. Recuerda que mirar permanentemente al móvil o a las personas de tu alrededor demuestra impaciencia y falta de interés.
5.- Por último, disfruta de los puntos que tenéis en común, ya sean proyectos, gustos, hobbies, vivencias pasadas o sueños futuros. Descubrir las conexiones con la otra persona es siempre placentero. Hace que aumenten las ganas de volverse a encontrar y profundizar en la relación.