Conéctate, el intermediario está ahí para ti

Es cierto que el ataque frontal tiene su encanto porque es caballeresco, tiene un lado peligroso que puede gustar, está lleno de adrenalina y valentía y al menos sabes a qué atenerte. Para los principiantes, el/la intermediari@ es un clásico que hay que probar. Descubre cuáles son los mejores intermediarios, lo que puedes pedirles, qué límites fijar para que justifique los medios de tu cita.

Un intermediario, ¿para qué?
El intermediario de hoy en día sirve ante todo para dar el primer paso, para acercar a dos personas que no se conocen. Funciona como un puente entre dos islas y asegura a las dos personas contactadas que ninguna de las dos es un psicópata sanguinario y que un café no obliga a nada.

Un intermediario, ¿para quién?
Algun@s solter@s prefieren ponerse delante de un/a desconocid@ y dar el primer paso sin nadie de por medio. Para estos intrépidos del contacto, el intermediario es más una complicación que una ayuda. Para los demás, es un medio simple y eficaz de hacer nuevos contactos, de dejar caer la barrera de la desconfianza y el miedo del desconocido.

¿Qué pedirle al intermediario?
Los servicios del intermediario son principalmente de dos tipos. Es la persona que va a presentaros en función de vuestras expectativas. Pero también puede ponerte en contacto con alguien en el que tú ya hayas reparado y al que no sabes cómo abordar.

Un intermediario, sí, ¿pero a quién elegir y hasta dónde puede llegar?
Las tres cualidades del buen intermediario son:
–    La discreción. Un intermediario es un  puente, no un tablón de anuncios que reclama a quien quiere escucharle que estás sol@ y dispuest@ a renunciar en el momento a tu soltería. Una vez unidos, el intermediario deberá ser capaz de desvanecerse para que puedas manejar tu vida. Su rol deberá limitarse al momento de la cita. Debe desaparecer justo después, para dejaros conoceros sin tener la impresión de ser observados.
–    La intuición. Debe poder “sentir” que dos personas van a entenderse y no dudará en deslizar, de pasada, cierta información sobre el otro que facilitará el contacto.
–    La fiabilidad. Se debe poder contar con él/ella y estar segur@ que el mensaje transmitido corresponde al mensaje original (si buscas una relación seria, que él/ella no busca “venderte” diciendo que buscas sólo una aventura).
A partir de ahí, no importa mucho quién posea estas tres cualidades (amigo, conocido, familiar, etc.) para hacer de intermediario.

Encuentros en Internet: el intermediario del siglo XXI
La discreción y la fiabilidad están aseguradas en los encuentros en Internet, y la intuición está reemplazada, con ventaja, por herramientas de búsqueda precisas y potentes. En resumen, los encuentros a través de Internet ofrecen  fantásticos intermediarios, ya que te permiten encontrar fácilmente solter@s desconocid@s que se corresponden verdaderamente con lo que buscas.