La manera en la que duermes con tu pareja puede fortalecer o terminar con vuestra relación