La cama, el sofá o incluso contra la puerta son lugares comunes en eso de pegarse un revolcón con su pareja o con el