Encuentros Meetic / Home / EN LA CAMA... / El sexo anal sin tabúes
share on facebook

El sexo anal sin tabúes

Getty Images

La punta de sus dedos empiezan a jugar en el bajo de tu abdomen y van recorriendo la cadera con tal suavidad que ese leve roce te provoca un escalofrío incontrolado. Sus manos intentan entonces explorar nuevos horizontes. Tu excitación en ese momento ya ha superado los niveles máximos tolerados por el centro de salud sexual.  La libido ha sacado el cartel de “Don’t disturb” (¡No molestar!) y un terremoto de sensaciones sacuden las sábanas.

En ese juego de seducción no hay reglas ni tabúes. Vuestras caricias tienen tanta carga pasional que sentís placer por esa liberación sexual. Una escena que nada tendría que envidiar a los guiones de más de una película francesa subidita de tono. Pero ahí estáis vosotros entregados a la causa cuando de pronto notas que sus dedos ya han atravesado fronteras, avanzan en busca de una localización concreta, y sospechas que lo que viene a continuación es la exploración anal.

El sexo anal: guía para amateurs

Reconócelo, ese momento sorpresa en el que sus dedos han tomado la iniciativa han despertado en ti algo más que la libido. La sensación es lo más parecido a lanzarte al vacío en paracaídas. Al principio el salto puede darte cierta impresión pero una vez te acostumbras no puedes pensar en nada más. Tus sensaciones se focalizan en el punto del que procede esa fuente de placer a la espera de pasar a la siguiente fase.

El truco: utiliza los nuevos geles lubricantes que aportan esa sensación de frío y calor y prepárate para que empiecen a estallar fuegos artificiales.

El punto G: el tabú femenino

El sexo anal sigue escondiéndose en las conversaciones de chicas, todo eufemismo es válido, como si el hecho de reconocer que a muchas de nosotras también nos excita nos enviase directamente al bando de “especímenes raros sin clasificar”. Pero que levante la mano quien no ha rebobinado la escena en la que Brad Pitt, convertido en un vaquero americano de principios de siglo, practica sexo anal (o eso parece) con Susannah, la protagonista de Leyendas de Pasión.

¡No es exclusivo de los chicos!

No es porque la madre naturaleza os haya ofrecido todos los instrumentos para disfrutar de un sexo anal sin condiciones que las chicas no puedan sucumbir a sus fantasías sexuales y apoderarse del placer de esta zona erógena. Todo parece indicar que las diosas de la naturaleza, Artemis y Diana, ya habían reflexionado sobre la idea de la igualdad sexual tiempo atrás. Y los salones del placer (o sex shops) te ofrecen hoy todo un catálogo de sexfriends con los que dar rienda suelta a tu imaginación.

 


¿A qué estás esperando? Register

Parejas enamoradas que se conocieron en Meetic

Tu historia más bonita

No dudes en contar tu historia o en, simplemente, dar algunos consejos a aquellos que buscan el amor...

Compartir

Descubre los Eventos Meetic
Descubre los Eventos Meetic
Events

VOTA

Amistad chico y chica: ¿mito o realidad?
© Up To Date - Meetic

Cerrar X

x Si continúas navegando, aceptas la utilización de cookies para la obtención de estadísticas de audiencia y proponerte servicios y ofertas adecuados a tus intereses, botones con los que podrás compartir contenido, así como contenidos compartidos desde otras plataformas sociales. Más información